Anion Panamá



Iones Negativos

E-mail Imprimir PDF

A los  iones  negativos  se les conoce como  aniones, un anión es un ion (sea átomo o molécula) con exceso de carga eléctrica negativa, es decir, con exceso de electrones. Son iones cargados negativamente, se forman cuando un átomo gana electrones.
Los aniones tienen la capacidad de absorción de polvo, partículas, bacterias y eliminarlas.  En los seres humanos se absorben por medio de la piel y la respiración.
Nuestro entorno está saturado de iones positivos que se producen por contaminación ambiental, como es el caso de las grandes ciudades con zonas urbanas, donde existen aparatos eléctricos, como ordenadores, aparatos electrodomésticos, microondas, etc., estos lugares donde pasamos la mayor parte del tiempo, con frecuencia son la causa de problemas respiratorios como la rinitis, el asma y alergias, en niños y personas hipersensibles.
Los iones negativos son de beneficio para la salud, lo cual ha sido demostrado por múltiples investigaciones científicas. Un ambiente ionizado negativamente facilita el relajamiento físico y mental, mejora la memoria y la concentración.
A los iones negativos, se les llama la vitamina del aire, y un ambiente cargado con iones negativos es un factor de relax, salud y confort para las personas.
Una dosis de iones positivos es perjudicial para los seres vivos, mientras que un exceso de iones negativos es saludable. Estudios realizados en la Universidad de California pusieron de manifiesto que en una atmosfera pobre en iones las plantas enferman, mientras que si eran expuestas a una lluvia de iones negativos crecían más rápidamente de lo normal. Estudios hechos con animales como ratas, cerdos y conejos demostraron que, en una atmósfera sin iones, los animales enfermaban y llegaban a morir en pocos días.
Por estas razones hoy día se hacen esfuerzos para incorporar tratamientos de iones negativos en la lucha contra muchas enfermedades. Y en muchos hospitales, hay salas de ionoterapia que funcionan bajo control médico. En estos sitios se están fabricando e instalando generadores artificiales de iones negativos para ionizar el ambiente. Sin embargo, nada como la propia naturaleza como una fuente permanente de iones por lo que la mejor terapia es frecuentar el aire libre, los ríos, bosques y playas.
Una atmósfera cargada de iones positivos, como la que sucede antes de una tormenta, provoca sentimientos de inquietud, con ahogos, desasosiegos y potencial agresividad, esto lo causa el estrés electromagnético o electroestrés, causado por la gran carga eléctrica del aire, saturado de iones positivos. Pero después que pasa la borrasca, debido al efecto de la caída de lluvia, los iones negativos (iones felices), descargan y refrescan la atmósfera permitiendo el relax y el descanso profundo.
Edificios con mala calidad de aire y con espacios interiores electrificados producen el Síndrome de Edificios Enfermos (SEE). Por tanto un clima artificial con mala calidad de aire donde la atmósfera está viciada y muy electrostática, causa fatiga, cefaleas y produce una sensación de agobio, pesadez y claustrofobia, esto se percibe en los grandes almacenes, gimnasios, hospitales y muchos edificios de oficinas.
El equilibrio del ambiente bioeléctrico se consigue con el uso de ionizadores, homologados y de calidad, que aseguren una alta tasa de ionización negativa (10.000 - 50.000 iones/cm3) y que estén exentos de ozono (menos de 0,001 ppm de O3).
Un ambiente ionizado negativamente como el de un balneario, facilita el relax físico y mental, mejora la memoria y la concentración, y ayuda a superar la ansiedad y la neurosis, sin necesidad de utilizar ansiolíticos ni tranquilizantes. Una atmósfera con iones negativos mejora el entorno de trabajo y aumenta el rendimiento laboral.

Efecto de los iones negativos.

En el Sistema respiratorio:
Por ser la principal vía de absorción de iones es sensible a alteraciones del equilibrio iónico. Las mucosas de la tráquea y los bronquios contienen unos pequeños filamentos que vibran para limpiar el aire que inhalamos y filtrar gérmenes microscópicos que hay en él. Cuando la atmósfera está cargada de iones negativos, los filamentos mantienen su actividad vibratoria, eliminando las sustancias nocivas (polvo, polen, humo de tabaco, etc.). Pero cuando son positivos esta función se altera y el sistema respiratorio reacciona manifestando alergias, asma, bronquitis o, simplemente, sequedad de garganta.
Los científicos han demostrado que las alteraciones del equilibrio natural de iones son perjudiciales para el bienestar físico y emocional de los seres humanos. La conclusión de numerosas investigaciones hechas en todo el mundo y reflejadas en más de 700 documentos científicos, es que un exceso de iones positivos es perjudicial, mientras que un exceso de iones negativos es beneficioso.

En el Sistema nervioso:
El exceso de iones positivos o el déficit de iones negativos producen un aumento en la producción de serotonina, una hormona que poseen todos los mamíferos y cuyo incremento provoca hiperactividad, estrés, agotamiento, insomnio, ansiedad e incluso depresión.

En el Sistema circulatorio:
El aumento de serotonina que se produce por el aumento de iones positivos, hace que los vasos sanguíneos se contraigan y circule menos sangre a través de ellos, algo que perjudica nuestra salud en general.

En la Actividad sexual:
Los iones negativos estimulan la actividad sexual y favorecen la fertilidad de hombres y mujeres. La causa fisiológica es que los aniones reducen los niveles de serotonina, siendo ésta última la que producen el estrés, inhibe la libido y esto reduce la actividad sexual.

En la Piel:
Los iones negativos mejoran la epidermis al oxigenarla más y por tanto influyen benéficamente sobre alteraciones cutáneas como el acné, la psoriasis, urticaria, quemaduras, etc.
Por tanto respirar aire cargado positivamente (con predominio de las cargas positivas) puede producir dolores de cabeza, depresión, irritabilidad, letargo, insomnio, migraña, malestar general, y enfermedades respiratorias.

Las partículas de aire cargadas negativamente (con predominio de iones negativos) producen los siguientes efectos:

  • Despeja la mente.
  • Facilita la relajación.
  • Mejoras en enfermedades respiratorias.
  • Aumenta la capacidad de reacción visual.
  • Disminución de lípidos y colesterol.
  • Disminuye la agresividad y la ansiedad.
  • Regula la tensión arterial.
  • Efectos analgésicos.
  • Reducción de las alergias.
  • Rejuvenecimiento físico y mental.
  • Recuperación de la memoria.
  • Mejora del aparato digestivo.
  • Limpia el aire de bacterias, humo, polen y polvo, etc.

Las Fuentes Naturales de iones negativos son:

  • El aire de las montañas y las costas contiene muchos iones negativos.
  • La función clorofílica de las plantas.
  • La formación de pequeñas gotas de agua sometida a una fuerte agitación (lluvia, olas del mar, cascadas) libera electrones (Efecto Lenard).
  • Fuentes Artificiales.
  • Las ionizadores artificiales.
  • Las toallitas de aniones de Winalite.

Las toallas sanitarias  femeninas de Winalite incorpora la tecnología de Iones Negativos que te permite eliminar bacterias, hongos, virus que afectan la salud  de más del 80% de las mujeres. Las cintas de anión tienen propiedades que ayudan a mantener saludable el organismo tanto de mujeres así como de hombres.

Contáctanos  para afiliación y pedidos.

Vicente Sánchez
ID# CO1004591
Email: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Celular: 621-64760